La mejor manera de comenzar

Empieza el día. Sábado en Shanghái. Los profesores llegan al colegio y los recibe una mesa con café y un contenedor de plástico lleno de gaseosas.

En mi colegio (en Indonesia) está prohibida la venta de gaseosas dentro del campus (pero no su consumo) dicen que es para proteger la salud de los alumnos que, sin embargo, pueden disfrutar de comidas fritas, abundantes en grasas, y de dulces a discresión.

Entonces empiezan las preguntas, ¿prohibir o educar? Lo que vale para las gaseosas, ¿vale para el alcohol, los cigarrillos o las drogas?

Lo mismo pasa con Internet, ¿limitar o enseñar? En la red (donde no se haya parcialmente bloqueada o donde se saltan esas limitaciones con trucos que cualquier adolescente más o menos curioso puede aprender) uno puede hallar de todo; es, por seguir la tradición de la mitología cristiana, el árbol de la sabiduría del Bien y del Mal. De uno depende (y de la educación que ha recibido) que busque cómo hacer una bomba o cómo salvarle la vida a alguien que se ha atorado con un trozo de carne. ¿O no?

Coca-colas heladas (y Sprite y agua y cafe), para empezar el dia

Coca-colas heladas (y Sprite y agua y café), para empezar el día.

Anuncios

Etiquetas: , ,

About jlmejia

Según dicen soy bachiller en Derecho y Ciencias Políticas, también es probable que haya concluido la maestría y el doctorado en Literatura Peruana e Hispanoamericana y la licenciatura en Educación, sin embargo, debo cuatro tesis y soy mal pagador, así que dejemos de lado los títulos (ahora, como para seguir contradiciéndome, prometen darme un máster en España, ¿será cierto?). He sido profesor de colegios, academias y universidades, espero seguir siéndolo (de hecho aún lo soy, en un lugar tan lejano como misterioso para los occidentales, Yakarta, en la isla de Java). Escribo poesías rimadas para horror de los críticos y he tenido la osadía de dirigir una docena de obras de teatro para escolares. Fundé y edité la revista “Poetas en busca de editor” (luego la asesiné por cosas del presupuesto, claro) y coedité otra que aún se llama “Francachela”. Desde 1998 escribo en diferentes blogs que me he ido inventando, mis artículos empezaron siendo “Crónicas desde Lima” (pero ahora escribo desde Yakarta) y mis poesías vagan por la red con indecencia, aunque antes vieron la luz en una que otra antología olvidada y en efímeros diarios y revistas. He publicado libros olvidables que algunos generosos mortales se empeñan en seguir leyendo. Textos para niños, para adolescentes y poesía (¿a quién se le ocurrió esa clasificación?) que acá menciono por eso de la vanidad: Poesía: -Morir acaba en tu vientre (2011) -Sólo sonetos solos (2004) -Talvez una primavera (2002) -Para atrapar una luciérnaga amarilla (1998) Novelas para adolescentes: -¿Hay alguien allí? (2010) -Imperial (2008, en verso) -Cuídate, Claudia, cuando estés conmigo (2007) -Cartas a María Elena (2006) -Un tal Pedro (2006, en verso) Cuentos para niños: -Josefa y el movimento (2010) -Josefa y, ¿quién dijo miedo? (2010) -Josefa y los opuestos (2009) -Fernanda y los colores (2009) -Benjamín y las formas (2009) -Don Hilario y sus mascotas (2008, en verso) -Se nos perdió el alfabeto (2007, en verso) -Números, ¿para qué sirve contar? (2005, en verso) -La granja de don Hilario (2004, en verso)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: