Archive | 7 octubre, 2011

El octavo

Ayer dije que el libro-agenda con los eventos del “Festival de escritores de Ubud 2011” no mencionaba cuántos festivales lo habían precedido, mentí. Involutariamente, pero falté a la verdad. Manoseando el libraco -en medio de una aburrida conversación donde no sé cómo se nos pretende explicar la mejor manera de acercar a los niños a la literatura cuando los ponentes son incapaces de hablar cinco minutos seguidos sin arrancarnos un bostezo- me encontré con una pequeña nota que lo menciona.

Este es el octavo, ergo, he acudido a la mitad de ellos, ¿me harán un descuento si insisto el próximo año -claro, si es que ellos también insisten-?

Anuncios

Gastos de correo

Seguimos con el festival de escritores de Ubud. Una de las señoras que habla, poetisa según parece, se queja porque por cada libro que vende a través de Amazon (la tienda virtual), ella pierde dinero (debido a los gastos de embalaje que, entiendo, ella debe asumir), ¿no sería tiempo de que empezara a pensar -al menos en los casos de largas distancias- en enviar una versión electrónica de su texto?

Después, por lo que comprendí, se decantaron por el tema de las publicaciones digitales y sus posibilidades, aunque no llegaron a ninguna conclusión memorable.

Campos de arroz

Aún es posible hallar en el mismo centro de Ubud algunos campos de arroz; pronto serán un museo que muestre lo que fue esta maravillosa ciudad que empieza a ahogarse en cemento y contaminación.

¿Sería mucho pedir que se prohíba el transporte motorizado en el centro y hacerlo -para salvarlo- accesible “solo para peatones”?

Lo que queda del bosque

Los ambientalistas dicen que Bali y su ecosistema van a colapsar en pocos años. El tráfico, la destrucción de los bosques, la contaminación de los ríos, los cientos de miles de turistas irresponsables e indolentes, todo colabora para convertir la isla de los dioses en un inmenso e infértil basurero.

La gente cree que los bosques son infinitos; nuestros nietos sabrán que estábamos equivocados y solo podrán darse una idea de lo que fueron estas inmensas regiones verdes por las fotos que le dejemos.

Ibu Oka

Ibu Oka sigue siendo el más famoso lugar en Ubud para disfrutar de una buena porción de cerdo (lechón, puerco, cochinillo). Es sabroso, sí, pero -y perdóneseme esta nueva declaración de chauvinismo- el chicharrón de chancho de Mala, en Perú, sigue siendo imbatible.

A %d blogueros les gusta esto: