Archive | perú RSS for this section

Una postal para mi hermano

Hace años ya que, desde la ciudad a la que me lleve mi a veces vida gitana, le envío una postal -de esas “de antes”- a mi hermano. Estoy en Ubud y no hallo aún el “kantor post” desde la cual enviarla, aunque desde ayer tenga lista la postal que ANZ, el banco auspiciador, regala a los asistentes que, apertrechados casi todos de juguetes como este (desde el que escribo estas líneas), las abandonan sin remordimientos porque el “imeil” y el “féisbuk” y “escaip” son más rápidos y más eficientes (pero nunca más cercanos).

Veremos si Asti, la amable encargada del modesto hotelito que nos alberga, me ayuda y esta cartulina -garabateada cariñosamente por mí- llega a las manos de mi hermano, al otro lado del mundo.

Hoy celebro

Un día más robamos al futuro
el momento final, torpe y oscuro.
Somos un poco de ilusión y arena,
y alma de halcón y corazón de hiena.
Levantamos iglesias y castillos
y están envenenados sus ladrillos.
Arrastramos dolor y cobardía;
fieras de noche y árbitros de día.
Somos -y soy- el vértigo y la sombra
pero soy luz cuando tu voz me nombra.
¿De qué sirven los sueños? De motivo,
de razón para ser y seguir vivo.
Hoy celebro la dicha de tenerte
contra el miedo y la sed, contra la muerte.

Hoy celebro la dicha de tenerte contra el miedo y la sed, contra la muerte.

Hoy celebro la dicha de tenerte contra el miedo y la sed, contra la muerte.

¡Susana Baca en Indonesia!

Sábado 17 de setiembre. Son las dos y treinta de la tarde. Hemos terminado, mi rubia y yo, de devorar (eso solo yo, que ella come discretamente) nuestro acostumbrado y pantagruélico “brunch” sabatino en “Lyon”, el restaurante francés del hotel “Mandarin Oriental” en Yakarta (donde, además, resulta relajante conversar en español con Jaquie, la mexicanísima gerente). A fuerza de rutina, leemos el diario; pasamos de la crisis del euro a la corrupción de los políticos locales y, aburridos de la misma cantaleta de desgracias y crímenes, decidimos saltarnos hasta las páginas culturales (que no son muchas, dicho sea de paso). ¡Cuál no será la sorpresa cuando nos encontramos con un reportaje a tres columnas que habla de la trayectoria artistica de Susana Baca!

Nadie, que yo sepa, pone en entredicho el aporte de Susana Baca y su valor como artista que representa mucho de lo bueno de nuestras manifestaciones culturales. Ella, que se ha pasado los últimos treinta años rescatando la cultura negra peruana, llevando el nombre y las artes del Perú alredor del mundo y difundiendo nuestro folkore, aparece magnífica en la nota escrita por Frank Bajak.

Hace poco decidió entrar en política y es, desde fines de julio, Ministra de la Cultura del nuevo gobierno del presidente Ollanta Humala, ¿hizo bien? ¿Le pasarán -la política y sus miserias- la factura? ¿Ensombrecerá casi tantos años de trabajo en las penumbras de la burocracia? Muchas voces se alzan ya en contra de su decisión de honrar sus compromisos como artista que la obligan a abandonar constantemente su despacho ministerial, ¿hace bien? ¿Debió, al aceptar el cargo, renunciar a todo y dedicarse a tiempo completo a sus funciones? El asunto da para la polémica y ya se verán sus resultados.

Esta es la página 28 del “Jakarta Post” y, ministra o no, acertada en sus decisiones políticas o no, da alegría (perdóneseme el chauvinismo) verla en la foto del diario feliz, descalza, libre, viva y emocionada, cantando como solo ella sabe y nosotros aplaudimos.

susana baca en indonesia en el jakarta post

Susana Baca en el Jakarta Post, 17 de setiembre del 2011.

A %d blogueros les gusta esto: